Áurea

Él se encogió de hombros.

—Ya no importa.

«Ya no importa, ya no importa…» Aquellas palabras se fueron repitiendo como un eco en la cabeza de Áurea, mientras lo veía alejarse por el sendero que lo sacaría de su vida, mientras su mente trataba de descifrar qué le estaba pasando para sentirse de repente tan sola, tan abandonada otra vez.

—A mí me importa —musitó, viéndolo desaparecer tras los olmos del sendero—. Me importas.

Pero él ya no estaba para escuchar su confesión.

#Laplumadorada #Áurea

Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Post recientes
Búsqueda por etiquetas
No hay tags aún.
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic